acne-profesionales

ACNÉ

El acné representa el 25% de los casos de pacientes que acuden al dermatólogo y el 20% de las consultas generales al médico de cabecera.
Es una de las enfermedades cutáneas más frecuentes sobretodo en la adolescencia, cuando el incremento del nivel de hormonas hace que las glándulas de la piel produzcan más grasa. Esta grasa, junto a bacterias y células muertas, causan la obstrucción de los poros de la piel, formando los mencionados comedones.

Causas

• Factores hormonales; relacionados con el acné en la pubertad, con los períodos menstruales, el embarazo, el estrés…
• Factores externos: cosméticos, exposición solar, productos aceitosos, etc.
• Factores microbianos
• Ciertos fármacos pueden producir lo que se denomina acné inducido.
• Niveles altos de humedad sudoración
Además de las cicatrices visibles, el acné suele aparecer durante la adolescencia, justo cuando los adolescentes tienden a ser socialmente más inseguros. El acné puede llegar a ser muy molesto con dolores en los poros de la piel aunque también se convierte en un trauma por motivos de estética.

Consejos prácticos

A continuación, una serie de son consejos prácticos que te ayudarán a prevenir la aparición del acné o a evitar que continúe evolucionando.

  • No manipular las lesiones
  • Lavar la cara y zonas más propensas a tener acné dos veces al día con jabón neutro o para piel grasa
  • Usar tónicos astringentes para eliminar las impurezas del agua y ayudar a secar y cerrar el poro
  • Utilizar un gel o crema de acné adecuado para secar la grasa.
  • Eliminar todo el maquillaje antes de ir a dormir
  • Después de hacer ejercicio, es importante lavar bien la piel para evitar que el sudor favorezca la aparición de acné
  • Evitar reventar los granos ya que el pus que se encuentra en su interior podría esparcirse, provocando la aparición de nuevos granos alrededor de donde estaba el original
  • Cambiar las toallas y la funda de la almohada a menudo. Esto evitará la acumulación de grasa y suciedad sobre las telas que luego estarán en contacto con el rostro
  • Evitar el roce de prendas o el pelo sobre las lesiones, favorece la acumulación de grasas e impurezas en el rostro. No se recomienda llevar flequillo o mechones de pelo que caigan directamente sobre la cara.
  • Evitar el uso de cosméticos con base grasa. Los cosméticos basados en agua son los mejores para prevenir la aparición de acné. Los polvos también son mejores que las cremas ya que irritan menos la piel. Usar cosméticos o solares que lleven la leyenda “no comedogénicos”.
  • Los varones deben afeitarse con cuchilla y no con maquinilla eléctrica, para evitar la irritación de la piel
  • Beber al menos un litro y medio de agua cada día. El agua ayuda a limpiar el organismo y a eliminar las impurezas que favorecen la aparición de acné
  • Utilizar, al menos una vez a la semana, una crema exfoliante. Con ésta desobstruiremos el poro y eliminaremos la capa de piel muerta, dejando al poro libre para expulsar la grasa
  • Los varones deben proceder afeitarse con cuchilla y no con maquinilla eléctrica, para evitar la irritación de la piel
  • No debe utilizarse ningún cosmético graso, ni manipular o presionar las lesiones
  • La sudación y el exceso de hidratación también deben ser evitados en lo posible
  • En principio, ningún tipo de alimentación es capaz de producir una mejoría ni un empeoramiento del cuadro
  • Una buena higiene de la piel es fundamental para controlar la producción de grasa de los poros, aunque un exceso de higiene, sobre todo con jabones muy agresivos, pueden tener un efecto rebote y producir un aumento de la producción de sebo.

    Tratamiento

    Cuando se padece acné, es recomendable acudir a un médico especialista o a un dermatólogo para que pueda diagnosticar cuál es el tratamiento más adecuado acorde al tipo de acné que se tiene y a las características de la piel de la persona.

    Los tratamientos para combatir, quitar o eliminar el acné pretenden, no sólo eliminar todo rastro de barros, espinillas y comedones, sino también evitar que queden cicatrices después.

    Los tratamientos de acné reducen la cantidad de sebo (grasa) que producen las glándulas sebáceas, combaten las bacterias y reducen la inflamación.

    Tu Farmacéutico  te proporcionará consejo personalizado y los productos que más se ajustan a las necesidades de tu piel.

http://www.alphega-farmacia.es/acne

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *